Los análisis clínicos… ¿estudios que pueden salvar mi vida?

Seguramente más de una vez hemos tenido que hacernos algún tipo de análisis clínico. Para los que tenemos miedo a las agujas o nos mareamos al ver sangre, cada ocasión en la que nos han realizado un análisis de sangre, por ejemplo, ha sido una experiencia inolvidable. Quizá para otros sea un evento menos significativo, pero la mayoría, en alguna ocasión, ha tenido que entrar a un laboratorio para realizarse alguno de los múltiples tipos de análisis clínicos que hay.

Sin embargo, ¿sabemos verdaderamente qué son y cómo impactan en la generación de un diagnóstico adecuado? En Verken Lab queremos contarles más sobre este tema que se presenta continuamente en nuestra vida cotidiana.

En palabras sencillas…

Los análisis clínicos son mediciones u observaciones que se hacen de diferentes productos del metabolismo o partes del cuerpo que sirven para identificar patologías. Lo que, en palabras sencillas, significa que son la forma que tenemos para evaluar cómo está funcionando nuestro organismo.

Por medio de ellos somos capaces de medir concentraciones de las sustancias que están continuamente operando en él. Estas sustancias presentan valores estándar que implican un funcionamiento adecuado, por lo que, en caso de dar un número diferente, se puede sospechar o confirmar la presencia de alguna enfermedad.

¿Qué tipos hay?

Los análisis clínicos que seguramente conoces son la química sanguínea, la biometría hemática y el examen general de orina. No es de extrañar, pues son los más solicitados por permitir una evaluación general del metabolismo.

Sin embargo, hay una variedad amplia de análisis que podemos organizar en dos grandes grupos:

1) Evaluativos. Estos realizan mediciones que permiten saber si las sustancias del organismo estén dentro de los límites correctos. Los límites varían de acuerdo a edad y perfil del paciente, sin embargo, hay parámetros establecidos por empresas, universidades y organizaciones que a lo largo de la historia se han dedicado al estudio de muestras de población para obtener un rango saludable.

2) Detección de patógenos. Son pruebas que permiten saber si hay un agente dañino en el cuerpo que esté alterando el organismo. Uno de los más utilizados este último año es la prueba de COVID.

¿Qué necesito para un análisis clínico?

La mayor parte de los análisis implican la toma de una muestra, es decir una pequeña fracción de tejido a estudiar, que debe ser suficiente para estudiarla correctamente.

¿Hay algún riesgo?

El mayor problema al que se enfrentan las personas que requieren análisis clínico es el de un pequeño moretón o desmayos breves, estos últimos ocasionados por el nerviosismo alrededor de los estudios.

Así que, los riesgos son mínimos si el laboratorio al que acudes cumple con las medidas de higiene necesarias y utilizan material estéril desechable.

¿Cómo debo presentarme a un análisis clínico?

Cada estudio tiene sus requerimientos específicos, por lo que te recomendamos preguntar a tu médico o directamente en Verken Lab lo necesario para tu estudio. Esto es importante porque de ello depende la veracidad de los resultados.

Si cumples con los criterios de preparación, es muy probable que, sin importar edad, sexo, o perfil de salud, puedas realizarte el análisis clínico que te ha indicado tu médico.

Por: Verken Lab

 

El ultrasonido diagnóstico: un estudio no invasivo para tu cuerpo

La primera vez que escuchamos el término Ultrasonido – más aún si nuestro médico nos está pidiendo realizarnos este estudio – la palabra puede resultar extraña e incluso, aterradora. Pero si ya hemos pasado por esa experiencia seguramente sabemos que no hay por qué temer. El ultrasonido es uno de los estudios más sencillos de realizar y en los que el paciente tiene menos incomodidad.

Para conocer más sobre este procedimiento, en Verken Lab apuntamos las claves para comprenderlo, saber cómo prepararnos en caso de necesitar uno y si hay algún riesgo a tomar en cuenta.

¿Qué es?

Lo primero que debemos reconocer es que el ultrasonido es un método eficaz que ayuda a detectar y prevenir enfermedades. Por medio de transductores que emiten ondas sonoras, se pueden obtener códigos que forman la imagen de nuestro cuerpo que posteriormente interpretará el médico.

Es importante saber que
  • No utiliza radiación
  • No se administran medicamentos
  • No hay compresión de alguna zona del cuerpo
  • Es indoloro  

En general, es un procedimiento seguro que le permite ser utilizado con distintos fines, desde la guía para procedimientos invasivos como la toma de biopsias; como complemento para la infiltración de articulaciones y guías terapéuticas; y como método de screening.

¿Cuántos tipos hay?

Los ultrasonidos se dividen en dos tipos: los superficiales y los endocavitarios.

Los superficiales no tienen ninguna restricción para su aplicación, pueden realizase incluso sin orden médica. Los endocavitarios, por otra parte, requieren de dicha orden y suelen ser para personas mayores de edad.

¿Quién es candidato para un ultrasonido?

Al no utilizar radiación puede ser empleado en pacientes de cualquier edad, incluso, para bebés.

Y, al igual que las demás personas, las mujeres embarazadas no corren ningún riesgo al realizárselo.

¿De qué puedo hacerme un ultrasonido?

Al igual que con la edad, la gama de las partes del cuerpo de las que se puede hacer un ultrasonido es amplia. Algunos de los más comunes son articular, de hombre, rodilla, tobillo, abdomen, pélvico, renal, mama, tiroides e hígado.

Gracias a esta diversidad, es posible que ubique problemas tanto de túnel carpiano como de apendicitis, así como quistes, miomas, cálculos renales, trombos, entre otros.

¿Cuánto tiempo requiere y cómo debo prepararme?

El tiempo de un ultrasonido varía dependiendo el área del cuerpo en la que se enfoque. Sin embargo, la mayoría no supera los 20 minutos. Sólo el ultrasonido doppler (encargado de valorar arterias y venas) tiene una duración mayor, de aproximadamente 40 minutos.

En ocasiones los ultrasonidos requieren de ayuno o de llenar la vejiga, te recomendamos que preguntes en Verken Lab o a tu médico por estas indicaciones.

¿Cualquier médico puede realizar el ultrasonido?

No, los médicos encargados del estudio requieren ser especialistas en este tipo de procedimientos, pues si bien el ultrasonido es sencillo de realizar, la imagen que arrojan requieren un ojo experto para ser interpretada.

En Verken Lab utilizamos un equipo de alta gama que facilita la eficacia de los ultrasonidos, sin embargo, sabemos que lo más importante es que contamos con medicos subespecialistas en diferentes campos de imagenología que nos permite hacer estudios y evaluaciones detalladas con alta especificidad.

Por: Verken Lab